The best for you - worldwide!
30.10.2015
Higiene

El biofilm puede convertirse en un problema no solo en la boca del paciente,

sino también en el sistema de aspiración de la consulta. También allí el biofilm puede endurecerse o calcificarse. Como en el caso de los dientes, la consecuencia de un biofilm que se haya propagado y no se haya tratado adecuadamente es una "enfermedad" muy nociva que, por ejemplo, puede reconocerse por la formación de olores en las tuberías. Y no solo los dientes pueden presentar problemas si no se los cuida adecuadamente, también el sistema de aspiración se ve amenazado por averías.

De forma parecida a la gestión del biofilm en la profilaxia, se aplica en el sistema de aspiración un método combinado. Los profesionales de la profilaxia lo saben: el biofilm protege las bacterias que en él se forman – por ejemplo contra los antibióticos. Dicho de forma más exacta, los microorganismos alojados en el biofilm se pegan con gran fuerza a las superficies colonizadas y se interconectan en una capa de polisacáridos que dificulta notablemente la penetración de sustancias externas. Para el sistema de aspiración esto significa: no cualquier agente desinfectante es adecuado para este campo de aplicación especial. Según los principios activos, los valores de pH o ciertas condiciones físicas especiales podrían no desarrollar su efectividad de forma adecuada.

Por eso, con los pacientes, contra el biofilm no basta el "método químico" con enjuagues bucales. Y lo mismo vale para el sistema de aspiración. Las tuberías pueden obstruirse, no tiene nada de extraordinario. De hecho, son atravesadas mil veces al día por sangre, saliva, material de empaste y polvo profiláctico. Para una aplicación sencilla de los preparados de limpieza y desinfección se aconseja en estos casos un sistema de higiene especial, como, por ejemplo, el » OroCup de Dürr Dental. Este sistema ha sido especialmente pensado para el sistema de aspiración, ofreciendo adaptadores de conexión para todos los tubos flexibles de aspiración. Mediante OroCup, los preparados se mezclan con aire y son aspirados por el sistema de aspiración. Así, los preparados pueden desplegar su máxima fuerza de limpieza y desinfección y romper el biofilm.

Normalmente, el sistema de aspiración se desinfecta todos los días, una vez que se ha ido el último paciente, y se deja que el agente desinfectante actúe durante al menos 60 minutos o, para una mayor comodidad, durante la noche. A la mañana siguiente se aclara solo una vez más con agua fría – el agua caliente reduce el efecto de algunos agentes desinfectantes y, mezclada con sangre, es más propensa a la formación de espuma.

Una limpieza adicional del sistema de aspiración cada siete días con un detergente especial lo mantiene limpio y en buen estado. Este detergente especial (por ejemplo » MD 555 cleaner de Dürr Dental) disuelve las costras y las obstrucciones provocadas por la cal y el polvo profiláctico.

¿Pero puede hacerse todavía algo cuando es demasiado tarde y el biofilm ha provocado una avería en el sistema de aspiración? En este caso es necesario un procedimiento más agresivo. Aquí, es aconsejable realizar un saneamiento del sistema de aspiración. Para ello, se aplica un detergente especial en una más alta concentración y un agente de limpieza y desinfectante.

En cualquier caso, lo mejor es ocuparse todos los días de la gestión del biofilm del sistema de aspiración para no permitir de ninguna manera que puedan producirse averías.

Para la gestión del biofilm del sistema de aspiración es aconsejable realizar siempre una limpieza y una desinfección al final de la jornada.

El biofilm puede convertirse en un problema no solo en la boca del paciente

to top