The best for you - worldwide!
09.10.2015
Higiene

La digitalización de la consulta forma hoy ya parte de la vida diaria.

Ordenadores, monitores, tabletas, pantallas táctiles y otros sistemas digitales son de gran ayuda para el personal. En las salas de tratamiento se encuentra también cada vez más a menudo equipo electrónico. Lo que resulta una facilidad para el tratamiento del paciente y para darle las explicaciones correspondientes, se convierte en un desafío para la higiene.

Por ejemplo, ¿dónde colocar el teclado en la sala de tratamiento? Durante el tratamiento, los aerosoles, que se producen principalmente al utilizar instrumentos de transmisión, pueden extenderse en un radio de dos metros. Por ello, todos los aparatos que se encuentren dentro de este radio deben desinfectarse al menos una vez al día. Es insuficiente colocar en la sala de tratamiento un teclado de ordenador convencional. El teclado en un cajón es más bien poco práctico, ya que las manos deben desinfectarse siempre y el cajón debe cerrarse después de cada tratamiento.

Existen fundas para los teclados de ordenador, pero habitualmente son de silicona.
Su desventaja: a menudo no se ajustan correctamente, ya que hay muchos modelos de teclado de diferentes, y, además, pierden rápidamente su color original.

Lo más aconsejable son los teclados que pueden desinfectarse (la mayoría de superficies similares al cristal). En ellos, es posible llevar a cabo una desinfacción por frotado y, además, pueden utilizarse con guantes. Una ventaja de estos teclados es que normalmente presentan un touchpad en vez de un ratón, que no puede ser desinfectado.

Otra alternativa es renunciar totalmente al teclado y utilizar pantallas táctiles.

Con los monitores de la consulta la cuestión es parecida. Como regla general, es válido: si estos están instalados en el entorno del paciente, debe respetarse la norma EN 60601-1-1. Esta norma describe las disposiciones de seguridad que deben adoptarse entorno a equipos electromédicos para proteger al paciente, al médico y al entorno.

Dónde comienza y termina exactamente el entorno del paciente, es decir, la zona en la que existe un peligro en tal sentido, depende de cada caso concreto y debe ser establecido y justificado por el fabricante o el explotador de una instalación mediante un análisis de los riesgos. En general se supone que los aparatos que se encuentran en un radio de 1,5 metros alrededor del paciente, se encuentran en el entorno del paciente.

Para ellos, la norma exige una posibilidad de desinfección para el monitor y una protección contra salpicaduras de agua.

Casi todos los monitores de TFT y las pantallas táctiles tienen hoy esta superficie de plástico. Mediante agentes desinfectantes con alcohol, estas se vuelven opacas y lechosas. Por eso, debería usarse un agente adecuado con un contenido en alcohol reducido (como » FD 366 sensitive de Dürr Dental). Los monitores especiales de TFT para el campo de aplicación médico están directamente protegidos con una superficie de vidrio que puede desinfectarse.

En la vida cotidiana de la consulta, son cada vez más usadas y apreciadas las tabletas. De todas formas, el problema de cómo desinfectar estos aparatos aún no está resuelto. El riesgo de aplicar una desinfección por frotado es que el derecho a la garantía del fabricante podría quedar suspendido. Sin embargo, el resultado provisional de una investigación experimental de la Facultad de Medicina de Hannover describe como un método adecuado la desinfección por frotado estándar con paños húmedos con contenido en alcohol de aparatos sin funda de protección.

Por tanto, siempre que sea posible, durante el tratamiento lo mejor es guardar la tableta en el cajón. Podrá utilizarse después del tratamiento y de una desinfección de las manos. Y una vez a la semana debería realizarse una desinfección por frotado prestando atención a que no entren líquidos en el aparato.

Publicado por: ng/rf
los aparatos electrónicos de la consulta también deben desinfectarse.

to top